El Club Progreso cumplió 98 años



En un día tan especial, hagamos un brindis imaginario en recuerdo a la enorme cantidad de gente que trabajó y trabaja para que nuestra querida Institución sea el faro de la vida social y deportiva de todo un pueblo. Para que sigan contándose las innumerables anécdotas de personas y "personajes" que alimentaron el folcklore autóctono, siempre bajo un mismo cobijo, como una gran familia, con encuentros y desencuentros, con tristezas y alegrías, pero con una Pasión irrenunciable, que solo la puede explicar quien lleve en su sangre los gloriosos colores ¡Verde y Negro! Salud, Progreso... ¡POR LOS QUE ESTUVIERON, POR LOS QUE ESTÁN, Y POR LOS QUE ESTARÁN, FELICES 98 AÑOS!

Juan Pueblo Club Progreso
1 de noviembre de 2016, a las 7:20 hs.



PROGRESO DE EL PERDIDO, “PASION DE PUEBLO”

La institución verdinegra cumple hoy 98 años de vida, siendo el club más longevo de la Liga de Fútbol de Coronel Dorrego. Saludamos a toda la gente de El Perdido y a todos aquellos que desde cualquier parte del mundo no han perdido su sentimiento por los colores verde y negro.
Desde nuestro portal hacemos llegar también el deseo de feliz cumpleaños a sus jugadores, cuerpo técnico y dirigentes que están en la actualidad y que han pasado a lo largo de estos 98 años de vida, enalteciendo a una de las entidades más prestigiosas no solo de la localidad, sino también del partido de Coronel Dorrego.

¡¡Feliz cumpleaños Progreso!!


Bola 8 Fútbol Liga de Dorrego
1 de noviembre de 2016



Diseño: Bernabé Daher especial para Bola 8




Desde las chapas a los ladrillos, cuánto tiempo ha pasado, cuánta vida tuviste, cuántas emociones habrás sentido... Entre tus paredes quedan guardados recuerdos de todos los habitantes de nuestro pueblo, desde el más chico al más grande, todos entramos en vos y una emoción te dejamos. Hace 98 años que venís guardando el único sentimiento que compartimos todos como pueblo, cómo no vas a tener las paredes cansadas y las chapas maltrechas si casi estás pisando los 100 y todavía seguís parado en el mismo lugar y sin decir una palabra... Cuántas andanzas que callás, cuántas anécdotas en las que estás, cuántas personas conociste, cuántas historias arrancaste, cuántos reencuentros viviste... ¡¡Y todavía seguís expectante de ser testigo de lo que está por venir!!... Vale mucho el esfuerzo de quienes hoy te mantienen, si bien las personas pasan y vos quedás, no hay que dejar de agradecer a quienes hoy abren tus puertas para que cumplas un año más....

Gastón Blas
1 de noviembre de 2016 a las 18:04 hs.



Foto: María Pía Corral




¡¡¡Muy, muy, muy feliz cumpleaños a nuestro querido club!!!
A ese que en su pista Nos vio caer, nos vio llorar, nos vio ansiosas y también nerviosas, nos vio TRIUNFAR, pero principalmente nos vio crecer.... Ese mismo, esa misma pista, hoy cumple 98 años, en nombre de todos queremos decirle a los que ayudan, a los que dirigen este club, Gracias, gracias por su colaboración diaria, también a la sub-comisión de patín, a todos, absolutamente todos, mamás y papás que durante la existencia de la misma, desde hace años trabajaron siempre para los patinadores y para que no se acabe este sueño mágico, (y que gracias a su ayuda llegamos hasta patinar con los campeones mundiales de precisión Roller Dreams Precisión) también ellos merecen su saludo.

¡¡Gracias, y a BRINDAR TODOS!!
Los esperamos en la cena el día 12/11

Patín Club Progreso
1 de noviembre de 2016, a las 20:26 hs.



En las fotos, las patinadoras de los últimos años




NOTA DE ARCHIVO: "Noventa años de Progreso", por Hugo César Segurola

Se conmemoran los noventa años del club Progreso de El Perdido, la entidad deportiva más antigua del distrito.
En la nota editorial de su último programa, Hugo Segurola desanda las cualidades esenciales de uno de los sitios más convocantes de la vecina localidad. (Blog LaDorrego 01.11.08)




La Pasión tiene nombre en El Perdido.

Se podría contar de su rica historia institucional y social.

Se podría hablar de los dirigentes de ayer y hoy que marcaron hitos importantes en la vida del club.

Se podría mencionar que resulta la entidad deportiva más antigua del distrito.

Se podría citar nombres propios, contar anécdotas, hurgar en su historia.

Se podrían revivir en palabras grandes sucesos desarrollados en sus dos salones: acontecimientos sociales, bailes de la clase, actos políticos y hasta contar una particular noche de juego que rescató alguna vez en magnifica descripción de los sucesos, el dorreguero José Alaiz, que hoy un disimulado orificio en el techo testifica.

Se podría hablar de tardes de cine desde un proyector que aún se conserva, también de recordadas escenas teatrales, de bochas, pelota a paleta o patín.

Se podría mencionar las obras importantes como la del fogón y su antesala y de tantas otras desarrolladas durante la gestión actual. También recordar etapas anteriores: grandes hitos de su enorme infraestructura levantada en una de sus calles principales.

Se podría hablar de tardes sin siesta o noches largas entre naipes, copas, televisor encendido y charlas de fieles parroquianos de todos los días.
Hablar de Progreso es necesariamente tener que recurrir al futbol, motivo particular de una pasión sin límites.

"Otra vez el grito que surge del corazón del hincha, pequeño resulta el alambrado de cualquier cancha para detener la particular presencia de todo un pueblo tras los colores de una camiseta con historia."

La vía divide en dos la pequeña localidad, se vive de un lado o del otro, unos están de aquí y otros de allá, según el lugar desde el que se observe.

Las luchas por las ideas también los separó: peronistas por un lado, radicales por el otro, terciando con peso en algún momento los intransigentes… que llegaron a ser muchos.

También los barrios con sus particulares identificaciones marcaron pertenencia, fijaron territorio, si se quiere también dividieron.

Nombres que se mantienen en el recuerdo de los más memoriosos, y algunos todavía mencionan esas particulares nomenclaturas populares no escritas en ningún cartel: Los rusos o Moscú, también “La puñalada”, Colegiales, 9 de julio, la Quema y el centro.

Pero desde siempre por esas cuestiones del afecto, las que algunos no entienden y otros valoran en su total dimensión; en el pequeño pueblo que alguna vez fue más grande, al influjo de una estación de ferrocarril que ya no está; existen razones que a veces la propia razón no puede explicar: La inalterable adhesión, el apego irrenunciable a un equipo de fútbol, a dos colores en bastones verticales que son parte de todos, sin distingos, sin reproches aunque a veces existan muchos enojos.

En el pequeño escenario se agolpa el sentimiento, las manos se golpean casi hasta el dolor en el aplauso que parece infinito.

Los que están adentro tienen sensaciones opuestas: unos quedan atrapados en esa adhesión sin límites que obliga a un esfuerzo más... Los otros: Rivales de turno, perciben esa manifestación desbordante que muchas veces inhibe.

Es domingo en El Perdido: asado entre amigos, tallarines apurados, o vermú compartido en el querido club; cita impostergable en el día más esperado.

Banderas que dejan ver el inexplotable paso del tiempo, recuerdos de viejas disputas en los esperados clásicos con Rivadavia o con los rojos de Independiente.

Hombres de temple que ya no están, jugadores surgidos del mismo pueblo mojando de sudor la querida camiseta o refuerzos que dejaron recuerdos imborrables.

Obreros recuperando pelotas que parecían perdidas, talentosos armando vistosas jugadas, arqueros volando de palo a palo, goleadores memorables ,partidos ganados con el último aliento, derrotas que costaron lagrimas, pero también vueltas olímpicas en tardes felices, de fervor popular, de recorridas largas de un lado y otro del pueblo.

No es lo mismo el fútbol sin el equipo que despierta tanto sentimiento.

Es que se hacen escuchar en cualquier lugar, grandes y chicos detrás de los colores de siempre resultan una masa uniforme alimentada por cientos de corazones latiendo como bombos, hermanados bajo un escudo cercano que llega este primero de noviembre a los 90 almanaques.

Prepararan con el tiempo el viaje si son visitantes o se encolumnarán en segura marcha a la querida cancha si son locales, se vivirá a pleno el partido que viene, desde el mismo momento que el árbitro pitó el final del anterior.

Cuando llega el poco grato lunes: unos quedaran en la localidad, otros partirán hacia sus tareas, al campo la mayoría. Pero eso sí, habrá retorno impostergable para un domingo de fútbol, que se disfruta mucho más cuando de ejercer localía se trata: encuentro de muchos situándose en una tribuna sin gradas, ni asientos, con un cerco perimetral pegado a la piel, tatuado a perpetuidad de la gente.

Están otra vez en la competencia, cuesta como siempre juntar a los que organizan, hacen difíciles los comienzos de cada campeonato, suelen fracasar las convocatorias iniciales, pero siempre surge alguno que hace punta y los que esperan el llamado se suman entusiasmados en el armado de un equipo que garantice emociones.

A veces existen los reproches, palabras de alto tono por un cambio que no se entiende, por un gol que se anula o un penal no cobrado que imposibilita la victoria.

Aun en las pujas personales, en las diferencias que siempre se dan. Con la bronca a veces, con indiferencias otras: el apoyo siempre está, es que el amor a la divisa es más fuerte que cualquier puja, cuando convoca con su llamado de goles en domingos no hay excusas para no responder, no hay lugar para las deserciones.

Se enrojecen las gargantas, los brazos se eleva y los puños se aprietan fuertes, vuelan papeles y surge el grito eterno: PROGRESO… PROGRESO… PROGRESO...

La pasión puede encontrarse en un solo lugar: vaya paradoja… es en El Perdido, donde cada domingo el hincha recrea el amor más fiel por una camiseta que lleva incorporada en el alma, que permite la unanimidad de un sentimiento que no admite divisiones.

Así de simple, así se grande… en El Perdido la pasión puede explicarse en el sentimiento irrenunciable de todo un pueblo junto al equipo que lo identifica.

La Pasión vive a quince kilómetros de aquí: en El Perdido.

La Pasión tiene solo dos colores: Verde y Negro…

La Pasión tiene 90 años de rica historia…

La Pasión tiene nombre: PROGRESO…


Hugo César Segurola.
31 de octubre de 2008. Cnel Dgo.





Videos Proyectados en el Club Progreso en sus festejos
Gentileza: Videos Para Todos, de Pablo Rodríguez



NOTA DE ARCHIVO: Himno de Progreso, cantado por Tito Arranz. Publicado por Leandro Roth, en YouTube, el 8 marzo de 2014




Señores soy de Progreso,
de Progreso y con razón,
porque estos bellos colores
nacieron para campeón.

De negro y verdes colores,
en nuestra institución,
van a salir a la cancha
a jugar de corazón.

Soy de Progreso sí,
de Progreso soy,
con el corazón.

Soy de Progreso sí,
de Progreso soy,
con el corazón.

Son 11 corazones,
que al ritmo de mi canción,
van a salir a la cancha
a jugar de corazón.

Son 11 corazones,
que al ritmo de mi canción,
van a salir a la cancha
a jugar de corazón.

Soy de Progreso sí,
de Progreso soy,
con el corazón.

Soy de Progreso sí,
de Progreso soy,
con el corazón.

Verde y negra,
verde y negra,
te llevo en el corazón.

Dale, dale,
verde y negra,
sos mi vida,
sos mi amor.

Verde y negra,
verde y negra,
te llevo en el corazón.

Dale, dale,
verde y negra,
sos mi vida,
mi pasión.

Verde y negra,
verde y negra…





En 1918, el 1 de noviembre, nace el Club Atlético y Recreativo Progreso, cuando un grupo de vecinos bajo la presidencia del Sr. Pedro Balda se reunieron y deliberaron sobre la forma más conveniente de encarar la fundación de una sociedad de carácter social y deportivo. Esta institución pasó a ocupar un lugar de privilegio y se convirtió en un centro obligado de la vida social de El Perdido y la zona.





Video 90 Aniversario del Club,
subido a You Tube por guismanía




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos